Las alfombras son ideales para darle un toque distinto a todo espacio. Estos son los tipos de alfombras que puedes utilizar para que tu hogar luzca increíble.

1. Alfombras modulares: estas son las más económicas, aunque no por ello dejan de ser cómodas, ya que suelen ser tapices que se elaboran con caucho. Además, la colocación es muy rápida ya que son autoadheribles.

    2. Alfombras moqueta: este tipo de alfombra es el que se utiliza para cubrir toda una superficie de suelo. No se recomienda colocarla en un baño o cocina, por lo general se utiliza en salas y cuartos ya que actúan como aislantes térmicos y acústicos.


      3. Alfombras carpeta: estas tienen la finalidad de hacer lucir un espacio, suelen estar en recámaras y salas para evitar el contacto con el suelo.

        Alfombras según materiales


        1. Lana: las alfombras tipo carpeta son las que suelen estar hechas de lana, ya que están destinadas a ser pisadas por pies descalzos.

          2. Polipropileno y poliéster: este tipo de alfombras son de uso más rudo que las de lana. Su material permite que se instalen en lugares con mucho tránsito y humedad.
          El polipropileno es un material tejido que se puede teñir de cualquier color y que es fácil de mantener.


          3. Nylon: estas pueden ser las más resistentes, duraderas e higiénicas, ya que son antihumectantes, lo que impide que atraiga insectos.

            4. Acrílicas: estas alfombras resisten la humedad sin tener que ser rígidas, se suelen utilizar en baños y las hay en distintos colores.


              5. Fibras vegetales: ofrecen un aspecto más natural al lugar en el que las ubiquemos. Éstas se tejen de forma entrelazada formando una capa resistente y que dan calor.

                Estos tapices son resistentes, pero son difíciles de limpiar debido a la naturalidad de sus fibras. Normalmente estas alfombras suelen esta hechas de: yute, sisal, coco, tatami y esteras.